lunes, 18 de marzo de 2013

Llega a Rosario un experto en seguridad para asesorar al municipio


El mendocino Martín Appiolaza será contratado desde el mes próximo para trabajar la problemática desde lo social y urbano. Se desempeñó como funcionario de Naciones Unidas, entre otros.

"Rosario está sobre el tapete, pero el crecimiento de la violencia es un fenómeno bastante generalizado en ciudades de más de un millón de habitantes de Argentina y América latina", aseguró Martín Appiolaza, un especialista mendocino en seguridad democrática que a partir del mes próximo trabajará como asesor de los equipos municipales. La intendenta Mónica Fein rescató la "trayectoria académica" y a la vez la "gran experiencia" que el experto podrá volcar al proceso que apunta a potenciar el rol que le cabe a la ciudad en materia de seguridad e integración social y urbana.
El vastísimo currículum de Appiolaza incluye su desempeño como funcionario de Naciones Unidas y consultor en proyectos de seguridad ciudadana y prevención de la violencia y el delito en la Argentina, México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Colombia, Venezuela, Brasil, Ecuador, Perú y República Dominicana.
Aunque el especialista se excusó de hablar en profundidad sobre la problemática de la inseguridad en Rosario por no estar aún "totalmente involucrado", adelantó que entre marzo y abril próximos comenzará a trabajar junto a equipos de distintas áreas municipales para aportar al abordaje de la problemática con la "mayor cantidad de miradas y actores", lo que incluirá también sumar experiencias previas ya desarrolladas en la ciudad y la provincia.
"Vengo trabajando sobre una plataforma de ciudades de América latina y Europa en el tema de seguridad ciudadana y prevención de la violencia y el delito: ahí están Rosario, Montevideo, Medellín, Godoy Cruz, Peñalolén (una comuna del Gran Santiago, en Chile) y Barcelona", contó.

"El tema es repensar y reentender las ciudades en el marco de una violencia creciente que no se agota en la vinculada al narcotráfico", explicó Appiolaza.
Desde esa perspectiva, los gobiernos locales no pueden declararse inermes frente a la problemática de la inseguridad, sino que deben preocuparse por "mejorar las condiciones y calidad de vida" en todos los aspectos posibles, apuntando a disminuir las inequidades.
Para Appiolaza, además, cualquier "resultado positivo" en proyectos de carácter local que apunten a reducir la violencia dependerá de la posibilidad de "generar consensos políticos, ampliar la participación y generar un liderazgo fuerte y comprometido de los intendentes o jefes comunales".
La propia Fein rescató esa perspectiva, convencida de que "hay un rol de las ciudades en materia de seguridad democrática que, al margen de lo que le compete al gobierno provincial, se debe y se puede profundizar".
Entre las medidas concretas que impone ese rol, Fein mencionó una serie de acciones que su gobierno ya viene encarando: operativos integrales en barrios, inspección de comercios en busca de otras posibles actividades ilegales, obras de infraestructura y servicios, identificación de sectores sociales especialmente vulnerables o en riesgo, y "todo lo que aporte a la convivencia y la integración urbana y social".
La intendenta recordó que "uno de los hechos de violencia más graves que tiene la sociedad es la desigualdad", algo que se expresa con singular crudeza "cuando un niño o un joven no ve futuro en su vida".
Aunque ese sea el desafío más urgente (como dijo Gabriela Mistral, el niño es siempre hoy, no puede esperar), Fein confió en la "necesidad de prevenir, integrar, disminuir la desigualdad, actuar en la lucha contra el delito y obviamente lograr justicia, porque no hay sociedad que pueda avanzar hacia una seguridad democrática con impunidad".

Y, al menos para transitar parte de ese camino, confió en la experiencia de Appiolaza para "abreviar el aprendizaje".