lunes, 23 de diciembre de 2013

"El mundo cambió, nuestra sociedad cambió"

Entrevista del ISEPCI 

“El mundo cambió, nuestra sociedad cambió, nuestro barrio cambió, tenemos que generar mecanismos para disminuir la violencia y que la inclusión sea realmente efectiva”

Martín Appiolaza estuvo en Rosario participando en calidad de panelista de la Jornada “Territorios, Derechos y Seguridad Ciudadana. Hacia la construcción de comunidades libres de violencia”, organizada por la Oficina de Derechos Humanos de la Municipalidad dirigida por Gabriela Sosa.

El experimentado asesor en Seguridad Ciudadana compartió con integrantes del ISEPCi ( Instituto de investigación social, económica y política ciudadana) brindó sus puntos de vista sobre la problemática de la violencia.



Appiolaza es académico del Diplomado de Seguridad Democrática de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Nacional de Cuyo. Consultor del Ministerio de Seguridad de la Nación. Consultor en Municipalidad de Rosario e integrante del Centro de Seguridad Urbana y Prevención

ISEPCi: ¿En su punto de vista, cree que hay un crecimiento de violencia en los últimos tiempos?


Los números y los datos muestran que continúa la tendencia ascendente de homicidios que se vienen manifestando al menos hace cinco años, que en realidad se inicio en los años noventa.
Es un tema nacional donde, si uno revisa las ciudades de más de un millón de habitantes, ve esta curva de ascenso de ciertas formas de violencia, ya sea violencia interpersonal, que ocupa la mayor parte de las víctimas y de los niveles de violencia, pero también formas de crímenes organizados y violencia social.
El crimen organizado, por definición, tiene un nivel de convivencia con la institucionalidad formal y con la autonomía formal, siempre hay algún nivel de protección del lado corrupto y una pata para el lavado de dinero, eso hace que sea tan difícil de abordarlo y que se necesite trabajarlo de una manera entre todos los sectores de la sociedad.

ISEPCi: ¿Cuáles serían las primeras medidas para disminuir la violencia?


Una fundamental es la reforma de los sistemas de Policía. Tenemos policías concebidas de hace más de cien años que han tenido, en general, dos modificaciones. Una en los años 50, en la gestión del peronismo y después una reforma muy oscura y nefasta en los años 60 y 70 adaptándolo al modelo militarizado para aplicar la Doctrina de Seguridad Nacional. De ahí heredamos policías militarizadas, reactivas con poca capacidad para las respuestas a los conflictos de manera no violenta, hay que salir de ese modelo, hubo intentos, Buenos Aires hizo su reforma, también Mendoza y no mucho más. Para abordar el tema de la violencia del delito, como pasa en otras partes del mundo, primero vos necesitas instituciones adecuadas y segundo un consenso que le da sostenibilidad a las reformas, a la adaptación de estas instituciones, es decir reforma de la Policía, esto por un lado. La otra parte fundamental son las cosas estructurales de la violencia, la desigualdad. Sociedades más igualitarias son sociedades más solidarias, más preocupadas por los derechos del otro y por ende, menos violentas. Hemos heredado las consecuencia de los años noventa, hoy vemos como se matan pibes que nacieron ya no en la democracia, que nacieron en la crisis del 2001 y son víctimas de las crisis del modelo neoliberal y de las políticas liberales, entonces como sociedades ¿qué hacemos? o miramos para otro lado, o nos hacemos cargo.

ISEPCi: A nivel de las gestiones locales, mas allá de las instituciones policiales y de la sociedad civil ¿Cuáles pueden ser líneas de acción para disminuir los niveles de violencia ya no asociados al delito?


Hay una demanda social clara que es de seguridad, por lo tanto esto alcanza a todos los niveles de gobiernos. Cada uno tiene distintas herramientas y posibilidades para hacerse cargo. Ahora, las formas de violencia o conflictos que le pueden corresponder a las diferentes comunas, distritos, etc. tienen que ver con la conflictividad más directa, más interpersonal. Lo fundamental primero es tener información y saber lo que está pasando ¿porqué la gente se golpea, se agrede y mata más que antes? No es un fenómeno de una ciudad puntual, atraviesa la Argentina y es muy evidente en ciudades grandes. Por otro lado, es elegir de manera participativa en trabajo con la comunidad cuales son las prioridades, cuales son los problemas que cada comunidad tiene.
Hay que hacer un diagnóstico de la seguridad incorporando a los pibes que se los considera narcos, a las bandas, porque sino no se entiende el problema que se tiene delante. Una vez que se entiende ya elegís las prioridades sobre las cuales vas a trabajar y hay muchas facultades que los municipios tienen, sobre todo porque son articuladores en el ámbito local de las políticas sociales, hay muchas respuestas que se pueden dar desde allí.

ISEPCi: Comparando la tasa de homicidios que se dan en Rosario, ¿cómo lo ves con el resto de las ciudades del país y Latinoamérica?


Los niveles de violencia que hoy tiene Rosario son altos pero no son escalofriantes y menos en el contexto latinoamericano y menos en los ciclos de violencia que se dan, por ejemplo Medellín que fue puesta como ejemplo de la ciudad pacificada y hoy quintuplicó su nivel de homicidios. Hay un problema estructural de la sociedad, lo cierto que es una crisis de muchas instituciones. Cuando la escuela es menos atractiva para los pibes, están en una esquina tomando un porrón, algo le paso a la escuela ya no está cumpliendo su función, ya no incluye.
El mundo cambió, nuestra sociedad cambió, nuestro barrio cambió, tenemos que generar mecanismos para disminuir la violencia y que la inclusión sea realmente efectiva.


Iván Fernández, Coordinador ISEPCi Santa Fe