miércoles, 4 de marzo de 2015

"Aristocracia de partidos facilita ingreso de mafias"


Publicado diario La Industria, 1 de marzo de 2015 (Trujillo, Perú)

“Cuando las organizaciones políticas son manejadas por una reducida aristocracia partidaria es más fácil que sean copadas por grupos delincuenciales”, aseguró el argentino Martín Appiolaza, especialista en Seguridad pública, prevención del delito y gobernabilidad, quien estuvo en Trujillo para disertar sobre las acciones preventivas orientadas a combatir la inseguridad ciudadana.
Precisó que en los partidos políticos que orgánicamente son más democráticos existen diversas voces que incrementan la capacidad de concertación, lo cual dificulta la aproximación de los delincuentes que buscan llegar al poder a través de ellos.
Esta advertencia la lanzó al invocar la necesidad de enfrentar con firmeza la delincuencia, de lo contrario los criminales comenzarán a copar el Estado financiando sus propios candidatos con el afán de administrar los fondos públicos a través de una alcaldía o una región.
Agrega que en este contexto es fundamental la lucha contra la corrupción, de tal modo que la transparencia de los sistemas políticos garanticen que las inversiones sean de origen lícito.
 “Cuanto más democráticas sean las sociedades menos posibilidades de avanzar tiene el crimen organizado y esto exige mayor compromiso y más participación. Tengamos presente que si los delincuentes logran atemorizarnos y aislarnos se harán más fuertes. La respuesta pasa por abordajes integrales y compromisos conjuntos en los que las instituciones cumplan su función”, aseveró.
El especialista recordó que las extorsiones no son nuevas, pues ya ocurrieron en otros países, la clave radica en que nadie se arriesga a enfrentarlas con fuerza. “Esto exige eficiencia y voluntad de la Policía, la justicia y el resto de instituciones del Estado en el cumplimiento de su deber”.

Alega que cuando miedo se apodera de la población, ésta se repliega, facilitando el posicionamiento de las estructuras delincuenciales que quieren dominar la sociedad, negociando a su antojo, sin importarle las personas.